Voz que le canto a noche y a la muerte

Por 1987 tuvimos la fortuna de conocer a Jorge Fernández, amante de la luna y as estrellas. Emparentado con la noche y amigo del frío sereno, siempre anduvo de prisa en teatros, carpas y en el ambiente noctámbulo de congales, casas de citas, prostíbulos, tabernas, bares y, sobre todo, en cabarets de baja estofa. Ese…